Canal RSS

La magia de los Eventos

 

la foto 1

 

Los eventos son magia, se tienen que crear con la cabeza y luego dejarte llevar por el corazón. ¿Y cómo se hace esto?

Primero se preparan los aspectos técnicos: ¿dónde?, ¿por qué?, ¿para quién? ….

A partir de ahí comienza la magia: conectas con tu cliente con la ilusión que conlleva hacer un evento. Entonces creamos un storytelling del evento con cariño, complicidad, pasión, profesionalidad y grandes dosis de creatividad. El objetivo es que la experiencia del usuario permita vivir la cultura corporativa.

Y llega el día del evento. Cuando los invitados y el anfitrión sienten que están impregnados de la filosofía de su organización, sientes una explosión de fuegos artificiales en el interior. Entonces, puedes decir satisfecha: Objetivo conseguido. Eso es magia.

Os deseo toda la magia para vuestros eventos.

la foto 4

la foto 3

“Algunos sienten la lluvia, otros simplemente se mojan” (Bob Dylan)

Cuando organizas un evento, lo que se pretende es sorprender, sobrecoger, motivar… En definitiva, provocar algún sentimiento en nuestro invitado. Para ello, hay que desarrollar una estrategia bastante estudiada, pero que no se perciba. ¿Cómo conseguirlo? La clave es analizar quiénes son nuestros públicos y cuáles son nuestros objetivos.

Para tal fin, tienes que estar abierta a probar cosas distintas a lo habitual, hacerlo con convencimiento y que te guste. Tendrás asegurado ‘impacto’. Te recomiendo pensar ideas creativas, e inspirarte en películas, teatro, música, exposiciones, viajes… bucear en todas las disciplinas posibles. Lógicamente, debes personalizar cada evento con tu propio estilo.

Por último, un consejo: para que vivan el evento con emoción, primero tienes que sentirlo tú en tu proyecto. Os aseguro que será todo un éxito. Parafraseando a Bob Dylan, “algunos sienten la lluvia, otros simplemente se mojan”.

Eventos ‘Meeting Design’

pra blog 1

 

Una persona que decide dedicar parte de su tiempo a asistir a un evento no puede salir del acto y al día siguiente no recordar dónde estuvo porque tres días antes había presenciado una escena similar en el mismo hotel con otra temática. Hoy en día el público necesita implicarse en el evento, experimentar los valores de la marca, emocionarse mediante el marketing de experiencias, sorprenderse, participar activamente, comentarlo “in situ” en las redes sociales y generar una difusión viral. Vivir con pasión el evento.

Es lo que aborda la innovadora ciencia del ‘Meeting Design’, es decir,  la producción del evento en función de los objetivos concretos del cliente, planteando el mismo desde la perspectiva de los nuevos formatos, la integración de las tecnologías de mayor vanguardia, uso de las redes sociales para favorecer la conexión, ideas muy creativas, etc.

Los congresos son el claro ejemplo de la transformación pendiente, que ya se está empezando a visualizar y en un futuro próximo se extenderá a todos los eventos. Desde el formato (¿por qué tienen que celebrarse en un espacio cerrado tipo teatro?) al “timming”, todo es susceptible de replantearse e innovar para conseguir una experiencia satisfactoria de nuestros públicos: congresistas, ponentes, patrocinadores, profesionales que trabajan en el mismo, periodistas, el sector que se aborda, y hasta la propia sociedad en su conjunto que recibirán referencias principalmente a través de los medios de comunicación y redes sociales. No hay que olvidar en todo momento que el objetivo final es reforzar la reputación de nuestro cliente y para eso necesitamos que los grupos de interés hablen positivamente y de manera sincera del mismo a su entorno.

Como conclusión me gustaría dejar escritas dos frases para la reflexión que pienso deben conducir la nueva era de los eventos: “sólo los que están lo suficientemente locos para pensar que pueden cambiar el mundo lo consiguen”, decía Steve Jobs. Una buena forma de plantear la próxima reunión para planificar un acto. Y, aquí va la segunda, del gran Albert Einstein: “si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”. Innovar, experimentar, emocionar… es la filosofía “meetting” design”. Eventos creativos y auténticos.

PROTOCOLO CREATIVO EN LOS PEQUEÑOS DETALLES

Protocolo creativo en los pequeños detalles

 

Imagen

Cuando se piensa en #protocolo, la mayoría se imagina grandes recepciones y fiestas de gala, pero hoy en día el protocolo se ha renovado. Actualmente, utilizamos lo que yo llamo ‘protocolo creativo’, con el fin de emocionar a los grupos clave. Podemos empezar por los pequeños detalles, que acaban haciéndose grandes y nos diferencian. Por ejemplo, la entrega de unas tarjetas de visita con un mensaje personalizado para el cliente: “tarjetas con poderes que abren la puerta de nuevos clientes”.

En los detalles se refleja perfectamente cómo es la empresa, institución, organización… Estas acciones demuestran que eres cuidadoso con lo que haces, que te preocupas por tu cliente, en fin, que tienes ideas.

Hoy en día los detalles te despiertan de la vorágine de los grandes propósitos que no se hacen o no nos llegan individualmente y, ahora que la comunicación está cambiando, hay que generar grandes experiencias con pequeños detalles que están al alcance de todos. Hagamos sentir que el cliente es lo más importante para nosotros. Os animamos a demostrarlo.

Para qué sirve el protocolo: Londres 2012

Londres 2012 es la respuesta para todas aquellas personas que preguntan para qué sirve el protocolo. Pues en el ámbito institucional, el protocolo evita problemas diplomáticos con consecuencias en todos los ámbitos. Los Juegos Olímpicos de Londres estuvieron a punto de provocar un conflicto de escala mundial, y no exagero, por confundir la bandera de Corea del Norte con la de Corea del Sur en un partido de fútbol femenino.

Pero no ha sido el único error. Da la sensación que Mister Bean no se conforma con aparecer en la inauguración y ha dirigido el protocolo de Londres 2012, porque los errores son excesivos para un evento tan profesionalizado: que si desaparece la bandera de Taiwán que ondeaba en la Villa Olímpica, que si vuela del mástil la bandera de Estados Unidos cuando estaba sonando su himno en la entrega de medallas del tenis femenino…

Mira que la puesta en escena de entrega de medallas, por ejemplo, es elegante y visualmente atractiva. Pero en el tema de las banderas, no ha habido más problemas quizás por el espíritu deportivo de estas olimpiadas.

Para terminar mi visión sobre el protocolo de Londres 2012 quería comentar el tema del pebetero. Abogo y creo firmemente en la creatividad, pero nunca a costa del fin. Si la originalidad del fuego del estadio rompe la magia de la llama olímpica, si impide que se pueda ver su luz fuera del Estadio Olímpico, creo que es una licencia que sobra. Las tradiciones se pueden romper siempre que el fin merezca la pena y no es este caso.

En resumen, si sacamos de la pantalla de cine a Mister Bean te la lía en cuanto te descuidas. Porque el protocolo es algo muy serio.