Canal RSS

Para qué sirve el protocolo: Londres 2012

Londres 2012 es la respuesta para todas aquellas personas que preguntan para qué sirve el protocolo. Pues en el ámbito institucional, el protocolo evita problemas diplomáticos con consecuencias en todos los ámbitos. Los Juegos Olímpicos de Londres estuvieron a punto de provocar un conflicto de escala mundial, y no exagero, por confundir la bandera de Corea del Norte con la de Corea del Sur en un partido de fútbol femenino.

Pero no ha sido el único error. Da la sensación que Mister Bean no se conforma con aparecer en la inauguración y ha dirigido el protocolo de Londres 2012, porque los errores son excesivos para un evento tan profesionalizado: que si desaparece la bandera de Taiwán que ondeaba en la Villa Olímpica, que si vuela del mástil la bandera de Estados Unidos cuando estaba sonando su himno en la entrega de medallas del tenis femenino…

Mira que la puesta en escena de entrega de medallas, por ejemplo, es elegante y visualmente atractiva. Pero en el tema de las banderas, no ha habido más problemas quizás por el espíritu deportivo de estas olimpiadas.

Para terminar mi visión sobre el protocolo de Londres 2012 quería comentar el tema del pebetero. Abogo y creo firmemente en la creatividad, pero nunca a costa del fin. Si la originalidad del fuego del estadio rompe la magia de la llama olímpica, si impide que se pueda ver su luz fuera del Estadio Olímpico, creo que es una licencia que sobra. Las tradiciones se pueden romper siempre que el fin merezca la pena y no es este caso.

En resumen, si sacamos de la pantalla de cine a Mister Bean te la lía en cuanto te descuidas. Porque el protocolo es algo muy serio.

Anuncios